Todo sobre la Sinusitis

Se trata de una inflamación o infección de los senos paranasales desencadenada, a veces, por un simple resfrío; y puede llegar a causar fiebre y otras complicaciones.

¿Qué son los senos paranasales?
Son cavidades ubicadas en los huecos del cráneo, de diversos tamaños. En ellos se producen secreciones que drenan, a través de un diminuto drenaje, hacia el interior de la nariz. Entre sus funciones están humidificar y calentar el aire que inhalamos, actuar como caja de resonancia para la voz y reducir el peso de la cabeza.

¿Qué provoca la sinusitis?
Cualquier inflamación de garganta o de nariz, provocada por alergias, agentes contaminantes o un simple resfrío, basta para desencadenar una crisis aguda de sinusitis. El aumento de secreciones y su acumulación en los senos paranasales provoca una infección acompañada de estornudos, perturbaciones del olfato y el gusto, cefalea y dolores faciales.

¿Cuáles son los síntomas?
Una crisis aguda de sinusitis tiene por síntomas característicos la nariz tapada acompañada de descargas interiores o exteriores de moco, aguado o purulento, a veces con estrías sanguinolentas; mal aliento o mal olor de nariz. El dolor de cabeza también es una señal típica de sinusitis.

¿Cuantos tipos hay?
La sinusitis puede ser aguda y prolongarse por menos de cuatro semanas, o crónica y mantenerse por mucho más tiempo.

¿Qué se debe evitar?
Un agravamiento de los síntomas que no presenta ninguna mejoría. Es el momento de consultar un otorrinolaringologo.

¿Cómo se trata la sinusitis?
Si hay “pus”, se imponen antibióticos asociados con corticoides, además de antálgicos y vasoconstrictores locales para calmar el dolor. Para destapar la nariz y reducir el dolor, son recomendables las inhalaciones de vapor emanado de preparados de especiales de hierbas o aceites esenciales de lavanda, tomillo, alcanfor (20 gotas en un bol a los que se añade agua hierviente, una vez al dia)

¿Cómo se previene la sinusitis?
Con lavados de la cavidad nasal con preparados de agua de mar o termal. Usando suplementos de vitamina A y de vitamina C (cuidando las dosis recomendadas) para proteger las mucosas y reducir el riesgo de infecciones, respectivamente.

Fuente: El sol de Tampico.



    Etiquetas: , , , , ,

    Deja un comentario